El Cuarto Oscuro

"Yo quisiera ser lo que me dé la gana, detrás de la cortina de la locura: arreglaría las Flores, pintaria el dolor, el amor y la ternura; me reiría a mis anchas de la estupidez de los otros y todos dirían: pobre, está loco. Construiría mi mundo qeu mientras viviera estaría de acuerdo con todos los mundos. El día o la hora y el minuto que viviera sería mío y de todos"

Frida Kahlo

domingo, junio 26, 2005

Nada que decir

Como la cancion de Fito. Será porque hoy estoy de buen humor, o que a lo mejor me siento inspirado, o que me aburro... La cosa es que me apetece hacer un ejercicio de retórica sin sentido. ¿Cuántas palabras seré capaz de hablar sin decir absolutamente nada? La verdad es que no lo prové nunca, pero puede ser interesante. Debería proponerme seguir un modelo, tipo Gran Wyoming o cualquier político, Zapatero o Zaplana. Todos tienen su estilo pero TODOS siguen un patron común; no decir absolutamente nada, y ademas cuanto más bonito lo digan, mejor.

La verdad es que esto me cuesta, no estoy acostumbrado. A mi me gusta eso de "si no tienes nada que decir mejor que te calles"... Si es que, romper el precioso silencio para gilipolleces como esta no tiene perdón; bueno, al fin y al cabo no rompí el silencio...

Así pues en esta postura totalmente sofista, relativista y retórica llevo exáctamente 157 palabras, y las que me quedan. Despues de esto mi fama me catapultará a un programa de debate de Gran Hermano o a la campaña electoral de cualquier partido de mierda; no hay nada que digan ellos que no lo pueda decir yo aquí; después de todo, nada es nada, (o no es...).

Joder, lo que hace el aburrimiento. En fin, siempre será mejor esto que ver la tele ¿no?

sábado, junio 25, 2005

Fuego, noche y estrellas

Todo se movía al son de las llamas. La noche parecía tener un ritmo extraño. Las cosas pasaban deprisa, y de repente despacio, y luego deprisa... Aquello prometía.
La magia se sentía en el aire y la gente miraba la hoguera en busca de deseos por cumplir. Miré a la noche a los ojos y le cogí de las manos. Sentía como se acomodaba entre mis brazos; me estremecí. Uno de esos momentos en la que todo puede pasar, en las que la noche se gira para mirarte y te da un beso, y se lo devuelves; todo al son de las llamas...
El ruido del mar se mezclaba con conversaciones ajenas y la arena era ya parte de mis pies. Con la noche aun entre mis brazos miré al cielo y ahí estaban las estrellas, y claro, Orión entre ellas...
Una noche tan mágica solo pudo terminar de forma especial, con la magia de un nuevo día, la magia que trae consigo el amanecer.

San Juan, 2005

domingo, junio 19, 2005

Jolene - The White Stripes

La musica es importante para mi. Muchos de los grandes momentos que he vivido (alegres y tristes) van asociados a una cancion, a una melodía. Siempre hay alguien tarareando algo, silvando, cantando, recordando... Las noches se hacen sin duda mas memorables con una buena cancion detras; una que cante todo el mundo o esa típica cancion que no te puedes quitar de la cabeza. Aveces son casi enfermizas, como droga; no las puedes dejar porque realmente no quieres hacerlo, sin importar las consecuecias. Con el paso del tiempo pierden su significado o toman otro distinto; y muy de vez en cuando recordamos lo que un día significaron para nosotros, nos ponemos nostálgicos y aparece ese sentimiento de añoranza de los viejos tiempos. Deberíamos disfrutar de ese sentimiento, porque aunque triste resulta reconfortante; y después acabar con él. Los buenos viejos tiempos deben ser hoy, ahora, y con la gente que nos rodea; a los que les debemos más de nos podamos imaginar.
No suelo escuchar canciones de amor, sobre todo porque la mayoría son una autentica mierda (no pienso ser políticamente correcto; creo que una cosa son los gustos y otra la calidad), pero de vez en cuando encuentras algo que realmente te llega, incluso en las canciones de amor. Para cada persona significará algo diferente; para mí es especial

Jolene Jolene Jolene Jolene,
I'm begging of you, please don't take my man
Jolene Jolene Jolene Jolene,
please don't take him even though you can

your beauty is beyond compare
with flaming locks of auburn hair
with ivory skin and eyes of emerald green
your smile is like a breath of spring
and your voice is soft like a summer rain
and I cannot compete with you Jolene
and he talks about you in his sleep
and there is nothing I can do to keep
from crying when he calls your name, Jolene

Jolene Jolene Jolene Jolene,
I'm begging of you please don't take my man
Jolene Jolene Jolene Jolene,
please don't take him even though you can

well I could easily understand
how you could easily take my man
but you don't know what he means to me Jolene
well you could have your choice of men
but I could never love again
he's the only one for me Jolene
and I had to have this talk with you
my happiness depends on you
and whatever you decide to do Jolene

Jolene Jolene Jolene Jolene,
I'm begging of you please don't take my man
Jolene Jolene Jolene Jolene,
please don't take him even though you can.

Notas de violín

Caminando por la calle me encuentro un hombre tocando el violín, un músico callejero. Las notas que aquél hombre tocaba me calaron hondo, pero tenía prisa. Continué mi camino y a la vuelta le encontré de nuevo en el mismo lugar, y aquella melodía todavía sonaba en su violín... No lo pensé, fue como un reflejo, saqué la cartera y le eché la primera moneda que encontré; una miseria. El hombre levantó la cabeza, y con cara de recién aterrizado en la tierra me sonrió sinceramente. Fue muy gratificante. Por un momento me sentí útil, responsable. Mientras seguía mi rumbo, no podía quitarme de la cabeza la sensación de que me había quedado muy corto con la "limosna", o mejor dicho, el pago por lo ameno que resultaba caminar inmerso en aquella música. Pero al fin y al cabo, si solo la mitad de la gente que pasa cerca de aquél músico ambulante le diese una propina tan mísera como la mía, aquel hombre viviría dignamente, como corresponde a alguien que trabaja para la sociedad...

Nunca doy limosna a los mendigos que piden sentados en los portales con carteles lastimosos. Es patético que esos tíos se aprovechen de tu buena voluntad para sacar dinero sin dar un palo al agua. Si realmente tuviesen que dar de comer a cuatro hijos (como pone en esos putos carteles) trabajarían de veras por ellos y no estarían viviendo de la sopa boba.
La historia no termina ahí. Llego mas tarde a la estación de autobuses y me encuentro un cartel de este pelo:

“No den dinero a las
personas que piden para
el viaje, les están estafando.
Si insisten llamen a Seguridad.”

Impresionante, yo ya es que me lo creo todo.Seguía todavía con aquella melodía de violín el la cabeza cuando vi una máquina expendedora de refrescos. Tenia sed y cogí un zumo “biofrutas” de esos; ¡tuve que pagar 1,60 € por aquel refresco diminuto! Me sentí estafado. En aquel momento hubiese dado lo que sea al hombre del violín. Cada día estoy más seguro; la vida es pura paradoja.

sábado, junio 11, 2005

Un tipo de matricula

-[ 9999 BCS ]-

Hoy me toca hacer un homenaje. Conozco montones de personas mediocres, alguna que otra que destaca y muy pocas realmente geniales. Resulta que esas personas geniales no suelen destacar siempre, o llamar la atención; están ahí sin hacer ruido, trabajando como las hormigas en verano, hasta que un día de repente parece que sí, efectivamente están un peldaño por encima del resto. No les hacen genuinos los genes, sino que son ellos los que van construllendo su propio castillo de naipes; lo hacen con cuidado, con mucho mimo y sin prisa. Su intención inmediata no es alimentar su ego o destacar por encima del resto, sino que lo que quieren es llegar a ser, y lo consiguen, ¡vaya que sí! Parece que la pirámide de cartas que otros construimos y reconstruimos cada dos por tres ellos la hicieran con cemento, porque no se cae, ¡no se cae!
Los mediocres dicen: "mira este qué listo", o "que suerte tiene", pero yo digo BRAVO.

A toda esa gente que se hacen a sí mismos a base de esfuerzo, personalidad y carácter; y a tí tio, que ya eres un tio "de matrícula", de los buenos. (Arriba la matricula que le vendría bien a tu coche, ¿como lo ves?)

;-)

domingo, junio 05, 2005

¿Qué ocurre?

¿De qué cree el hombre que está hecho? No lo entiendo. Hay cerebros muy inteligentes (hablando de capacidad) repartidos por todo el mundo ideando un pistón mejor para una magnum número nosequé, planeando al detalle un atentado o creando fórmulas matemáticas indescifrables para programar un virus informático imposible de desinfectar.

¿Quien cojones nos creemos? Hacemos gala de una arrogancia tremenda y sin embargo somos incapaces de utilizar el tan poco habitual "sentido común" (el menos común de los sentidos), tan necesario a la hora de hacer juicios de valor o de plantearnos nuestra posición en el mundo.

En este puto mundo no importa nada tu ambición, tu autoestima, tus ganas de ser alguien... La verdad es que lo que importa es el propio mundo. No importa en absoluto que fulanito ayude a los viejos a cruzar la calle o que en sus ratos libres discuta con su amigo taxista sobre la existencia de Dios, de la naturaleza del mundo o de cualquier otra chorrada. Lo que importa, digo, en este mundo es que el tal fulanito puede ser terrorista de la Jihad islámica, militante del ASFAR o asesor publicitario del político yankee de turno. Ortega y Gasset diría entonces que lo que importan son las circunstancias y no el individuo.

Entonces ¿qué cojones puedo hacer yo por mi mismo si resulta que me vienen predefinida mi vida antes de vivirla? Bueno, pues no sé. Lo más conveniente será que abandone esta idea estúpida, porque al fin y al cabo es un lastre que no me serviría para nada.

No puedo olvidar sin embargo, que infinidad de gente es victima de sus circunstancias haya donde esté; que es y será la herencia de sus padres y el futuro de sus hijos; que será la circunstancia de los que le rodean y vivirá en constante cambio de sí mismo.
Esto me ayuda a comprender, valorar y perdonar a otras personas cuando hacen algo estúpido, dicen algo sin pensar o se comportan como si de repente fuesen gilipollas. Pienso que, si lo hacen los demás, yo también (por mucho que procure no hacerlo), y que no queda mas que ser comprensivos y entender que no podemos opinar justamente mas que de nosostros mismos.

Hoy estoy en uno de esos días en los que no dices más que tonterías, estás agresivo, a la defensiva; creo que incluso tengo mal pulso... No me gustan estos días, aunque supongo que sean necesarios. Puede que mañana al leer todo esto me den ganas de bomitar y aborrezca mis propias opiniones cuando yo no soy yo, o puede que me gratifique leerlo y sienta que el día de hoy ha acabado. Todo depende del mañana, y del hoy a partir de ahora. Me toca dejar de pensar y seguir viviendo.

PD. Empiezo hablando de una cosa y acabo con otra. Está claro que esto era para desahogarme. Espero haberlo conseguido.

viernes, junio 03, 2005

Para empezar

"Sacame de aquí,
no me dejes solo...
o todo el mundo está loco
o Dios es sordo.
Sacame de aquí,
¡no me dejes solo!
No entiendo que nos pasa a todos
si hemos perdido la razón."

Érase una vez un tipo que un buen día descubrió internet y le gustó tanto, que se tiro toda la tarde leyendo páginas personales, escribiendo e-mails y chateando... Las cosas más tribiales se vuelven fundamentales, como éstas, y al final te ves gastando tiempo en algo que no es más que palabras, palabras, palabras... De todas formas espero que esto me sirva de algo, porque parece que a otros les gusta, y por intentarlo.
Dios, llevo toda la tarde "enchufado" al ordenador, como en mis mejores tiempos de jugar a videojuegos día y noche, ya no se si voy para adelante o para detrás, pero bueno, voy.
Aquí empieza todo.